EL MUNDO DE DUSTIN JOHNSON

Un nuevo Masters se fue, dejando mucha tela para cortar. Dentro de las limitaciones que hemos contado, todos los detalles de este evento glamoroso y único en el circuito.

Antes de entrar en lo que dejó una nueva victoria de Dustin Johnson (en un major), me gustaría hacer hincapié en otras cuestiones que nos ha dejado la edición N°84 del Masters:

Abel Gallegos, practicando desde uno de los bunkers del hoyo 13, durante una ronda de práctica del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Abel Gallegos. Experiencia inigualable. Las opiniones de la gente: hace unos días, dada mi situación descripta, no quería dejar pasar el logro de nuestra joven promesa argentina. Ahora bien, nuestra postura, con los «futuros proyectos» que tenemos, es de ser cautos. Hay que tener en cuenta que toda esta etapa es de aprendizaje hacia el profesionalismo. Por lo tanto, acá es donde entra el rol de preguntar y no dejarse «cegar» por los logros. A mi me enseñaron que, para aprender, hay que preguntarse mucho y hacer balances. No hay que dormirse en los laureles. Y nadie desmerece lo que hizo Abel por nuestro país, siendo el primer ganador del Latin American Amateur Championship. Demostró una categoría asombrosa en su edad. Una categoría que ilusiona. Sin embargo, hay muchos aspectos que están buenos que se tengan en cuenta. Aspectos que no los marco yo, sino quienes (por intermedio de nuestras redes) fueron aportando sus ideas ante el tema en cuestión.

En líneas generales, todos coinciden en que fue una gran experiencia. Nuestro amigo de la casa, el mexicano Horacio Morales (distinguido coach de Gaby López, la mejor representante latina del golf femenino. A su vez, tiene a su cargo a las siguientes compatriotas: Regina Plasencia e Ingrid Gutiérrez Núñez, quienes son jugadoras del Symetra Tour), sigue con esta línea, diciendo que «la acumulación de estos momentos, teniendo en cuenta lo singular del campo, será muy buena para su futuro». Ahora bien, aquí es donde entra en juego el aporte de quienes opinaron en nuestras redes:

Abel Gallegos, junto al sudafricano Charl Schwartzel, preparando su tiro de salida desde el segundo hoyo, durante la primera ronda del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

1) «Me parece que habría que pedirle, a la AAG, que genere un apoyo (con sponsoreo) para este tipo de jugadores con gran proyección».

2) «Pedir ayuda a los profesionales, Cabrera (Abel ha contado que lo llamó), Romero, Grillo, Gómez … Son muchos y muy buenos. A su vez, habría que pedirle ayuda a la AAG, y al que pueda aportar algo importante para la carrera de este chico».

3) «Esto tiene que ser una motivación y un norte para los jóvenes» (A raíz de esta opinión, pregunto: ¿cómo se manejaría esto? Generar charlas con Abel, para los más chicos, sería una buena alternativa).

4) «La diferencia está en la manera de manejar la carrera del jugador. Los americanos son universitarios becados que llegan con mucha preparación previa. Sólo el hecho de ser de USA, hace que las empresas lo apoyen automáticamente. Acá, el golf es pobre (en dinero) y, desde la AAG, no hacen mucho para que se llegue a lograr una garantía económica, que le permita al jugador desarrollarse. Mientras que la economía no cambie, los jugadores de Argentina dependerán del «factor suerte» y «la mano de Dios». Es la única manera. Pero pueden tener el éxito que merecen.

En un four-ball, un profesional (que estaba en mi línea) me contó que, para jugar el PGA TOUR LA, necesitaba ¡U$S 3000 por semana! (aproximadamente). ¿Cómo hace un chico de Argentina para mantenerse? El problema es económico.

Lo que necesita Abel (ahora) es el apoyo de empresas serias. También, necesitaría tener la suerte que alguna marca de golf le ayude con los viáticos y que algún americano le ponga la que falta (que de esos no falta). ¡Tenemos miles de Abel Gallegos en la Argentina! Pero si no se aplica esto, desde la doctrina universitaria, va a ser muy difícil que más de 1, cada algunos años, llegue».

5) «Lo mejor (y más lógico) que puede hacer es irse a estudiar a EE.UU. y jugar la NCAA».

Abel Gallegos, jugando su segundo tiro desde el bunker del hoyo 8, durante la primera ronda del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

6) «Se lo debe apoyar fundamentalmente en la parte psicológica. El resto de su juego se acomodará. Supongo (sin saber demasiado) que el camino del amateur, sin pasar por una universidad de EEUU, se torna muy difícil. Ni hablar cuando se descuidan los estudios y solamente se apuesta al golf. ¡Es muy joven! El apoyo familiar es importante y difícil a la vez. Por supuesto que de afuera (como hago yo) es fácil opinar. Ahora bien, el paso por una universidad de EEUU, sería el camino, para mi modesto entender».

7) «La universidad NO ES EL ÚNICO PASO AL PROFESIONALISMO EXITOSO. Si el joven debe o no transitar el camino del profesionalismo (o el de los estudios), no lo sé. Ahora bien, sin dudas, le diría que la universidad es un buen camino».

8) «El pibe, hace un mes, esta preparándose en EE.UU. Tiene (y tuvo) todos los medios para jugar, practicar y corregir sus falencias. Lamentablemente, ahora no paso el corte. Pero es algo normal. Sabía que jugaba para hacer experiencia y va a seguir haciéndola. Le quedan algunos torneos más, en el PGA, y seguramente no seguirá pasando cortes. Es así. Es golf. Nada mas imperfecto».

9) «Debió llevar un caddie de verdad. Alguien que, ante todo, conociera bien la cancha». (Aquí nos preguntamos por qué no se consideró a Ruben Yorio. El mismo fue el caddie de la victoria de Ángel Cabrera, en la edición de 2009).

10) «Fue una actuación aceptable. El equipo y la preparación fue la correcta. Seguramente, los nervios le jugaron una mala pasada. Falló muchos putts cortos y varias salidas. Por ende, considero que fue un tema más de ejecución que de planificación. En fin, es una gran experiencia que tiene que capitalizar. Y tiene todo el potencial para lograr muchas cosas. Ahora, debe enfocarse 100% en el profesionalismo, escuchando a los latinos/hispanos que llegaron, para buscar hacer ese camino».

Todas las voces. Todas.

Desde acá, le deseamos lo mejor, esperando que esto no se quede acá y que el apoyo siga, cuando le toque dar sus primeros pasos como profesional. Las realidades las debe vivir Abel, para adquirir información que le sirva a su carrera. No las debemos vivir nosotros por él. Consideramos que es importante el tener un asesoramiento (a su juego) constante y consciente. Ahora es el momento de más trabajo. A su vez, es el momento de una buena autocrítica en las posibles fallas (tanto de él, como de su equipo. No hay que tenerle miedo a la palabra). A su vez, preparar los próximos objetivos, de cara a lo que viene.

Abraham Ancer, realizando su putt en el hoyo 6, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Abraham Ancer y Sebastián Muñoz. Dando los pasos necesarios: no fueron buenas sus últimas rondas. Ahora bien, el mexicano estuvo en el último grupo y el colombiano estuvo en posiciones expectantes, al entrar al día domingo. Ambos terminaron dentro del Top 20.

Sebastián Muñoz, realizando su tiro de salida del hoyo 12, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Es innegable que están cerca de la gloria. Lo de hoy, simplemente fue una experiencia más. Piensen que fue sólo la primera visita de ambos. Todo esto habla de las referencias que tenemos para seguir en la región. Ya no es casualidad lo que pasa.

Esta fue la reacción de Tiger Woods, en el green del hoyo 14 (hizo par), durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Tiger, el indescifrable: no hay dudas. Lo que pasó hoy fue la muestra cabal de lo que significa tener «la mejor mente competitiva» que hemos visto en este deporte, por mucho tiempo. De un 10 triste (en el hoyo 12), a 5 birdies en los últimos 6 hoyos. Ahora bien, el problema está más que claro.

Tiger Woods deberá seguir batallando con su espalda. No queda otra alternativa. Será el termómetro de su juego, de aquí en más.

Bernhard Langer, ejecutando su tiro de salida en el hoyo 8, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Bernhard Langer nunca falta: a sus 63 años, es el más veterano en pasar el corte en Augusta. La leyenda continúa. Tiene algo especial con el campo. Cualquier similitud con la película de Benjamin Button es absolutamente casual.

En esta foto vemos a Bryson DeChambeau pegando su tiro de salida del hoyo 3, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Bryson DeChambeau. Cuando las adversidades llegan todas juntas (y sin avisar): hasta pensó que tenía COVID-19. No se ha sentido bien estos días. Para colmo, sus errores fueron inoportunos. Me han pasado (por redes sociales) su triple bogey del 3 (el día viernes), perdiendo una pelota. Simplemente, fue esa semana en donde nada ha salido bien. Llegó en el peor momento.

Cameron Smith, en su tiro de salida del hoyo 17, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Cameron Smith demoliendo mitos: primer jugador en bajar el 70, transcurridos los cuatro días del evento. Un Cameron Smith que demostró lo que puede hacer, en esta semana. No se sorprendan si esta actuación se repite en un futuro.

Dustin Johnson, realizando su segundo tiro del hoyo 2, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Desarrollados los temas secundarios de esta semana, pasemos a nuestro actor principal. ¿Cómo surge este texto? Paso a contar.

Luego de mi semana accidentada, estaba preocupado. En lo personal, lamentablemente fue mi peor Masters. Imagínense mi bronca, a pesar de las expresiones vertidas, teniendo en cuenta que esperé esta fecha durante todo el año. Necesitaba «bajar un cambio», como decimos en Argentina. Es allí donde decidí irme a caminar, luego de enterarme que el evento había terminado. Había que liberar amarguras.

Barbijo y distancia social mediante, mi caminata fue de 8,5 km (aproximadamente). Una caminata que incluyó dos de las plazas más conocidas de la zona platense: el «Parque San Martín» y el «Parque Castelli». En las mismas, viví dos sencillas experiencias que me ayudaron a abrir la mente. En la primera, casi «choco» con un niño que iba concentrado con su pelota de fútbol. En la segunda, al cambiar de espacio verde, me sorprendo con un tango del querido «Polaco» Goyeneche. Cuando veo de dónde proviene, giro la cabeza y encuentro al señor que escuchaba la música, sentado en una reposera y con una felicidad que contagiaba. Esas dos imágenes me hicieron dar cuenta de lo que había pasado.

Dustin Johnson, en su segundo tiro del hoyo 14, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

La verdad es que tuve suerte. Porque tranquilamente podría haber copiado el artículo redactado para el «The Northern Trust». O podríamos haber puesto nuestra visión sobre lo ocurrido en el «Tour Championship». Hubiera quedado perfecto. ¿Qué más podemos decir? Piensen que no baja del Top 10, desde el WGC Fed-Ex St Jude Invitational, 7 torneos atrás (en el transcurso del tiempo nombrado, 3 de ellos fueron majors). Ah, y agréguenle que tuvo COVID-19, en este período. Definitivamente, estamos en el comienzo de una nueva era.

Dustin Johnson, caminando sobre el «Sarazen Bridge» (en el hoyo 15), durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Si bien el torneo no lo vimos, no fuimos ajenos a lo que nos iban comentando. Y no había nada distinto a lo descripto en su momento. Una tercera ronda en donde apretó el acelerador y una cuarta ronda en donde resistió la presión. Un calco de lo que vimos en sus experiencias anteriores. Y eso que nunca había ganado un major, liderando en la ronda final. No tuvo miedo. Todo esto se dio, a pesar de que la procesión iba por dentro. Aumentaba el viento, se secaba la cancha (una forma de decir. La cantidad de agua que cayó el jueves hacía imposible que la pelota pudiera correr mucho, en el fairway) y Dustin seguía con su plan. Un plan que se concretó a la perfección.

El esfuerzo de tanto tiempo se ve claramente reflejado, en la emoción de sus declaraciones finales. El trabajo estaba cumplido y se hacía realidad algo que siempre buscó y nunca lo encontraba. Algo que todos sabíamos que iba a pasar, en algún momento. «Cuando era niño, siempre soñé con ser un campeón del Masters». Ese «niño» salió a la luz, emocionando hasta al mismo Tiger Woods. Un campeón auténtico.

Dustin Johnson, en su tiro de salida del hoyo 18, durante la ronda final del Masters. El mismo se disputó en Augusta National Golf Club (Augusta, Georgia).

Al ver los dos casos descriptos (en el principio de la segunda parte de este artículo), entendí la importancia de lo genuino y lo simple. Pareciera que a Dustin Johnson no le importa nada. No es así. No se preocupa si el proceso es lento o es rápido. Lo asume. De hecho, se supo bancar las críticas (en su momento), respondiendo con autocrítica y posterior trabajo constante. Dustin Johnson no busca enemigos ante la adversidad. Quiere una oportunidad más. Siempre está listo.

Score más bajo (en relación al par) en la historia de majors. Primer ganador en Oakmont y Augusta, desde nuestro querido Ángel Cabrera (un grupo selecto que sólo integran Gene Sarazen, Sam Snead, Ben Hogan y Jack Nicklaus. Nada mal). 14 temporadas consecutivas con una victoria. Primer N°1 en ganar el Masters, desde Tiger Woods (en 2002). Va por más. Mientras tanto, nosotros somos testigos directos en EL MUNDO DE DUSTIN JOHNSON.

Matías Miguel Torge

Handicap 54

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s