ANTE TODO, EL GOLF

La previa al fin de semana del 150th The Open. El talento dominando al qué dirán.

Más allá del ambiente especial, comentado en cada oportunidad que tuvimos, estamos viviendo una competencia al más alto nivel. Y esto lo decimos, sin importar de dónde provengan los jugadores, a pesar que las diferencias de trato sean notorias.

El primer lugar corresponde al australiano Cameron Smith, consiguiendo el score más bajo del torneo, para esta sede y luego de 36 hoyos. ¿Razones? En especial, su nivel demencial sobre el green. 28 putts nuevamente, en el día de hoy. De hecho, es el segundo jugador con menor cantidad de golpes, en este aspecto. Es una máquina. Parece no errar nunca. Además, fue inteligente, como lo confesó en la conferencia de prensa. Y fíjense que logró que nadie le pregunte nada a él, sobre los rumores de público conocimiento. Es uno de los mejores jugadores del momento, a pesar de todavía no haber ganado ningún major. Las cosas están claras, en su ambiente.

Su rival directo será, por ahora, Cameron Young. El americano se encuentra a 2 golpes de ese -13, establecido por el ganador del The Players Championship 2022. Ojo: no jugó todo lo bien que hubiera querido. Sin embargo, sigue siendo el primero en birdies conseguidos, usando como salvavidas a su juego de 100 (o menos) yardas. Se está acostumbrando a los famosos puestos de vanguardia, en este tipo de eventos. Y eso dice mucho de él.

A 3 de la punta está alguien que pareciera haberse motivado con la actualidad golfística. Desde que Rory McIlroy se puso el traje de principal ladero del PGA Tour (sin importar si uno está o no está de acuerdo con lo que piense él), fue otra persona. Tal es así que su juego, por momentos, nos hace acordar a su versión 2014, por ejemplo. El tema es que se puso en la pelea de los 3 majors anteriores, sin poder concretar ninguno. Por lo pronto, el norirlandés se siente cómodo con su juego. Su birdie más destacado fue en el mítico hoyo 17. Motivación no le falta.

Rory McIlroy saldrá con un Viktor Hovland que nos dejó el tiro del día. El noruego, en el hoyo 15, hizo un gran águila, logrando quedar también a 3 de la punta. Y ojo que viene con mucha confianza. Tal es así que el noruego reconoció haber practicado en Carnoustie (sabiendo la complejidad del campo), antes de venir para aquí. ¡Y allí logró hacer un -4, terminando sin luz artificial! A su vez, los links logran disimular algunos de sus problemas con el juego corto. El peligro, con él, está latente.

Sadom Kaewkanjana, caminando hacia el hoyo 18, durante la segunda ronda del The 150th Open, disputado en el Old Course de St Andrews (St. Andrews, Escocia. Foto de Kevin C. Cox/Getty Images).

Y detrás de todo lo descripto, aparecieron jugadores que están derribando mitos y tienen que convivir con un ambiente injustamente hostil. Es que pertenecer a LIV Golf, en esta semana, pareciera ser una carga… ¡cuando debería ser algo normal! Tal es así que, por ejemplo, nuestro querido Abraham Ancer tuvo que hablar sobre si le gustaría que gane un golfista de esta nueva gira, como si fuera parte de una secta. Los hicieron sentir incómodos, de todas las maneras posibles: preguntas solo en la zona mixta, excluidos de las conferencias de prensa, grupos de salida intrascendentes e incómodos… Y la historia sigue.

Quiero empezar por un ejemplo que refuta la hipótesis de la falta de competitividad. Pocos tienen en el radar al nombre del tailandés Sadom Kaewkanjana. Es más, muchos usaron su nombre para criticar a LIV Golf, sabiendo que no pasó el puesto 40 (de 48 jugadores), luego de disputarse 2 ediciones de esta serie (refiriéndonos a la parte individual). Bueno, nuestra joven estrella asiática venía de ganar a principios de año, en el típico SMBC Singapore Open. No es un improvisado. Y aquí se encuentra T-12, a 7 y expectante.

Con la situación mencionada, es lógico que Talor Gooch sienta que tiene al mundo en contra. Más allá de su fallido comentario sobre la comparación entre la Ryder Cup y LIV Golf, tuvo que adaptarse a circunstancias inesperadas. Quería jugar solamente el torneo de Londres. Bueno: luego de la suspensión del PGA Tour, tuvo que cambiar de idea y seguir el camino propuesto por Norman. Por suerte, su actualidad muestra que aquí está T-8 y a 6. Otro que no hay que descartar.

De cualquier manera, todos están viviendo el presente. Y el que mejor representa esto es un Dustin Johnson que no ha cambiado. Él está en su mundo. No le importa el qué dirán. Con la solidez de siempre, sacó una ronda de 67 golpes. T-5, a 4 y nunca hay que apostar en contra de él. El hambre de gloria puede suplir todo.

La polémica y la revolución sigue su curso. Sin embargo, si analizamos seriamente lo descripto, los mismos jugadores se dan cuenta de lo siguiente: ANTE TODO, EL GOLF. Tienen razón. No es tan difícil entenderlo.

Matías Miguel Torge

Handicap 54

Latinos: por ahora, Abraham Ancer es el mejor. El mexicano está T-18. A su vez, el chileno Joaquín Niemann se encuentra T-55 y el colombiano Sebastián Muñoz figura T-66. Pereira (Chile), Zanotti (Paraguay), Grillo y Fernández-Valdés (Argentina) no pasaron el corte.

Donaciones para financiar las actividades de la página (quien esté interesado):

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s