ANNIKA SÖRENSTAM: UNA REINA ETERNA

Una de las grandes leyendas del mundo del golf, en exclusiva. El ingreso a una de las mejores historias de nuestro deporte, sin dejar de lado a su mirada sobre el presente que estamos viviendo.

Es difícil ver a Starsky sin Hutch. Es difícil imaginarse a un Toy Story sin un Buzz Lightyear. Es difícil no pensar al Obelisco con lo más profundo de la cultura argentina, como así también es una locura imaginarse a Estados Unidos sin el Capitolio. Como podrán apreciar, hay situaciones indivisibles en nuestra mente. De hecho, les mencioné las primeras ideas que se me vinieron a la cabeza, sin saber por qué razón esto ha surgido. Y no hay una intención en entrar en una especie de psicología barata. Pero creo que cada vez que entramos en una «asociación libre» buscamos llegar a todas aquellas conexiones profundas que tenemos, con la intención de determinar lo que nos identifica y lo que nosotros vemos como algo esencial. Tal es así que, de vez en cuando, el hecho de «parar la pelota» y empezar a analizar un horizonte, hurgando en el núcleo de uno mismo, genera una mayor claridad para la toma de decisiones futuras. Nunca está de más el hecho de ejercitar este tipo de acciones.

En esa evaluación del horizonte está nuestro querido deporte. Mucha incertidumbre, una etapa constante de cambios drásticos y varios de los elementos importantes que han quedado fuera de foco. Por lo tanto, es nuestra obligación el hecho de remarcar que estamos a horas de arrancar el «The Chevron Championship»: primer major del golf femenino. Y más allá de las reformas que tuvo el evento (el nuevo sponsor, con mayores ingresos, obligó a resignar variables. Una de ellas fue la icónica sede californiana del Mission Hills CC), la importancia del primer torneo grande de la temporada sigue presente. Por lo tanto, creo que no hay mejor manera de vivir la previa. Debíamos hablar con ELLA.

Es muy difícil definir en pocas palabras a alguien que hizo que el golf femenino sea respetado al 100%. Parece algo que debería ser lógico, pero lamentablemente no lo era. Rompió prejuicios. Rompió tontos paradigmas, con su eficiencia y su constante trabajo. Cabe remarcar que, cuando hablamos de Annika Sörenstam, estamos haciendo referencia a una persona que hizo que nuestro deporte entre a una nueva era, sin diferencias innecesarias. La leyenda sueca, nacida el 9 de octubre de 1970 (en la pintoresca ciudad de Estocolmo), supo brindar batalla a TODOS. Inclusive supo brindar batalla a su timidez, que la hacía perder deliberadamente torneos de su etapa de junior… ¡para evitar el discurso de la campeona! Sí: no leyó mal. El padre tuvo que pedirle a los organizadores de los torneos que obliguen a dar la palabra a las jugadoras que estaban en segundo y tercer lugar, con la intención de que Annika superara esta limitación.

Los invito a sumergirnos en una de las mejores trayectorias del mundo del golf, sin obviar el presente que estamos viviendo. Desde ese primer U.S Women’s Open 1995, pasando por la «reconstrucción de su juego», en los años 2000. Obviamente también reviviremos la única ronda de 59 golpes, en la historia del LPGA. Su relación con Lorena Ochoa (la mexicana también debe ser incluida en el ámbito de leyendas, obviamente), el impacto del Women’s Amateur Latin America (torneo que tiene a su fundación como parte de la organización) en la región, la importancia del Scandinavian Mixed, su mirada sobre el Grant Thornton Invitational, la posible modificación de las pelotas de golf (en el ámbito profesional), su visión sobre la posible influencia de LIV Golf en el ámbito femenino, Henrik Stenson, Linn Grant, Maja Stark, sus 3 «The Chevron Championship» y aquella MEMORABLE participación en el PGA Tour, al pisar el Colonial Country Club. El sillón lo espera, mi querido lector. Lo invito a disfrutar conmigo.

– Annika, después de dos triunfos en el Ladies European Tour, llegó tu primera victoria en el LPGA… ¡con un major! El histórico US Women’s Open 1995, en el Broadmoor Golf Club de Colorado, iba a marcar el primer paso importante de tu legado golfístico. Un US Women’s Open, en el que tuviste que administrar tus nervios, de una manera distinta a lo que estabas acostumbrada. Me gustaría que me describas las mayores enseñanzas de esa primera experiencia y si Fred Couples era una referencia a seguir, teniendo en cuenta que lo habías nombrado en la conferencia de prensa de ese domingo.

– Fue muy especial que mi primera victoria en la LPGA fuera en lo que siempre he considerado nuestro major más importante: el U.S. Women’s Open. Jugué muy bien toda la semana y estaba retrasada, al comenzar el día. Y en ese día domingo, simplemente, jugué a un ritmo constante y me encontré liderando, faltando algunos hoyos para el final. Fue difícil luchar contra mis nervios, en esa recta final. Pero lo logré. Traté de pensar en hacer un tiro a la vez y mantenerme de la misma manera, con mi rutina previa al tiro.

– Otra cuestión que me impactó de vos fue tu programa físico y de “reconstrucción de tu juego”, luego del 2000. ¿Cuánto tuvo que ver el surgimiento de la australiana Karrie Webb, en todo esto? Esto te lo pregunto porque, luego de unos años, lograste ganar mayor cantidad de yardas con tu distancia. Por lo tanto, sabiendo las recientes modificaciones de la USGA y la R&A sobre este tema (en relación a establecer pelotas que vuelen menos), ¿crees que el hecho de tener mejores atletas, en el mundo del golf, genera una variable que provoca la imposibilidad de “combatir” directamente con este tema?

– Quería liderar todas las categorías de estadística del LPGA Tour. Pensé que, si podía hacer eso, sería difícil que logren vencerme. Por lo tanto, trabajé duro en mi estado físico y la distancia obtenida desde el tee fue un gran subproducto de ese trabajo. Además, me sentí muy en control de mi swing. Por ejemplo, un hierro 4 se sentía como un hierro 8, en mis manos. Y esto se convirtió en una gran parte de mi juego, en el resto de mi carrera. Tal es así que todavía trabajo duro, hasta el día de hoy.

En cuanto al hecho de la mejoría de los atletas, creo que los mismos siempre se han vuelto más grandes, más fuertes y más rápidos, a lo largo de los años. Lo más probable es que eso continúe.

– Hace unos días (el 16/3/2001), se cumplieron 22 años de tu histórica ronda de 59 golpes, en el viejo Standard Register PING Tournament, disputado en Phoenix. Esa segunda vuelta fue con tu hermana Charlotte (también jugadora del LPGA) y la gran Meg Mallon. Y también ganaste el torneo. ¿Por qué crees que hace más de 20 años no se igualó ese record? ¿Qué tanto te ha cambiado esa semana, teniendo en cuenta lo que lograste?

– Hacer una ronda de 59 golpes fue obviamente un gran highlight (momento importante) de mi carrera. Crecí con el concepto «Vision 54» del equipo nacional sueco, entendiendo que es posible hacer birdie en cada hoyo. Y todavía creo que lo es. Cuando lo miras de esa manera, lograr una vuelta de 59 no parece tan difícil. Por supuesto, estaba nerviosa y me las arreglé para mantener la compostura. Además, también pensaba bien en hacer 58 golpes, que hubiera sido genial para un campo de «par 72». Y bueno, jugar con mi hermana y ganar el torneo son las dos cosas que representaron «la guinda del pastel».

– La semana siguiente, ganarías el primero de tus 3 “The Chevron Championship” (en esa época, llamado Kraft Nabisco Championship): un torneo que se disputaba en el tradicional Dinah Shore Tournament Course, del Mission Hills Country Club. Lamentablemente, se decidió que el histórico torneo cambie de sede, mudándose a Texas. ¿cuáles son los mejores recuerdos que tienes de esas victorias, en 2001, 2002 y 2005? ¿Crees que se debería haber preservado la sede en la que se jugaba, por la historia de la competencia?

– Siempre disfruté de Mission Hills. Allí había mucha tradición por el LPGA. Es triste ver que se vaya, pero es bueno que Chevron logre dar un paso al frente y haga un compromiso tan grande con el golf femenino. Ahora, las multitudes siempre fueron tan grandes allí. Y por supuesto, fue memorable saltar en «Poppie’s Pond» (tradicional salto de la campeona, en la laguna del hoyo 18. Se tratará de volver a realizar esto, en la nueva sede).

– En 2003, hiciste algo que marcó “un antes y un después”: el hecho de ser la primera mujer en jugar en el PGA Tour, desde que Babe Didrikson Zaharias lo lograra en 1945 (por tercera y última vez). Esto se dio en el mítico Colonial CC (en el Bank of America Colonial), con muchísima repercusión de por medio. A todo esto, tengo entendido que has charlado con Tiger Woods, antes de que esto pasara. ¿Qué podes recordar de ese “punto de inflexión en tu carrera”, como lo has llamado? Si bien sé que solo estabas preocupada en ese “test personal”, ¿sentís que, con el tiempo, el mundo del golf entendió el componente simbólico que tuvo esta acción?

– Fue un gran y hermoso reto, porque no se había hecho en 58 años. Estaba en la cima de mi juego y realmente solo quería desafiarme a mí mismo, contra los mejores jugadores del mundo. Lo que importaba era el camino para ese objetivo. Y trabajé duro, durante cinco meses antes de eso. Esto lo hice en el gimnasio y jugando de tees de salida mucho más largos, en mi casa. Sabía que sería un gran desafío. Y de hecho he pegado muy bien, pero mi putter me defraudó un poco.

En cuanto a los demás, ciertamente todos parecían tener una opinión sobre mi juego. La mayoría me apoyó mucho. Y solo unos pocos, que no mencionaré, no lo hicieron.

Lorena Ochoa hablando con Annika Sörenstam, en el hoyo 11 de la segunda ronda del Samsung World Championship 2008, disputado en el Half Moon Bay Golf Links Ocean Course (Half Moon Bay, California. Foto de Jonathan Ferrey/Getty Images).

– No me alcanzarían las preguntas para hablar sobre todos tus logros. Ahora bien, realmente es para admirar tu decisión de retirarte a tus 38 años, teniendo en cuenta que todavía estabas para más (más allá de las lesiones que tuviste que enfrentar). En paralelo, dos años más adelante, la querida mexicana Lorena Ochoa siguió el mismo camino que vos, a los 28 años. Vos has vuelto de tu retiro parcialmente, consiguiendo el US Senior Women’s Open 2021 y compitiendo en otros eventos. ¿Te gustaría que Lorena vuelva a las canchas, teniendo en cuenta estas recientes experiencias? ¿Qué aprendiste de ella, con ejemplos que recuerdes, en el tiempo que compartieron la gira?

– Me alejé porque no tenía nada más que realmente quisiera demostrar. Claro que podría haber ganado algunos torneos más. Pero eso no significó nada, en ese momento. Mike (McGee) y yo nos íbamos a casar. Queríamos formar una familia y algunos negocios. Además, acababa de comenzar mi fundación y quería devolver al juego lo que él me había dado.

En referencia a Lorena, tengo que decir que ella fue una de mis jugadoras favoritas, en el LPGA. Tiene una sonrisa y un comportamiento tan cálidos. Nos encanta su risa. Ella era una gran rival mía, antes de que me alejara. La recuerdo diciendo que quería jugar 10 años y luego formar una familia. Y ha hecho un gran trabajo con su fundación. La veo de vez en cuando en los eventos y nos mantenemos en contacto. Creo que la familia es lo más importante para las dos, ahora.

Valentina Rossi (campeona del Women’s Amateur Latin America 2022) y Annika Sörenstam. Foto: Enrique Berardi/WALA.

– Si vamos al golf de nuestra región, no puedo dejar pasar tu cariño por el golf latinoamericano, mencionando al Women’s Amateur Latin America: un torneo que empezó en 2021, cuya organización está a cargo de la R&A y tu fundación. Me gustaría, en primer lugar, que nos des tu mirada sobre la colombiana Valery Plata y la argentina Valentina Rossi, quienes ganaron las primeras dos ediciones. A su vez, teniendo en cuenta las actuaciones de las representantes profesionales, ¿cómo ves la actualidad del golf femenino latinoamericano y por qué te animaste a apoyar más al golf femenino, en esta zona del mundo?

– Queremos hacer crecer el golf femenino, en todo el mundo. El ANNIKA Invitational Latin America había existido durante algunos años y tuvo cierto éxito. Tal es así que tuvimos un gran apoyo de la R&A, desde el principio. Por lo tanto, decidimos asociarnos con ellos para crear el Women’s Amateur Latin America. Y finalmente pudimos jugarlo después de la pausa por el Covid-19, en 2021.

En relación a Valery Plata y Valentina Rossi, ambas han hecho grandes cosas en el golf amateur. Y estamos felices de que Valentina pueda jugar tres de los cinco majors de la LPGA, este año y gracias a nuestro evento.

De izquierda a derecha: Henrik Stenson (anfitrión), la italiana Carolina Melgrati (mejor amateur del torneo), Linn Grant (campeona) y Annika Sörenstam (anfitriona). Esta foto se dio en la celebración para la campeona del Volvo Car Scandinavian Mixed 2022, Hosted by Henrik & Annika. El evento fue disputado en el Halmstad Golf Club (Halmstad, Suecia. Foto de Naomi Baker/Getty Images).

– Te cambio totalmente de tema. Actualmente, vivimos una realidad golfística muy revolucionada. Para eso, solo me basta mencionar lo que ha pasado con Henrik Stenson (en relación a su llegada a LIV Golf) y con Anna Nordqvist (en relación a su renuncia del sponsoreo de Aramco, por las críticas que recibía). Sin la intención de entrar en polémicas/intimidades, ¿tenés miedo que en el golf se sigan generando este tipo de controversias? ¿Te preocupa que en el golf femenino se pueda generar algo parecido al golf masculino, en relación a LIV Golf?

– No tengo ningún problema con que Henrik (Stenson) o cualquier otro jugador vaya a LIV. No es asunto mío y deben hacer lo que crean que es mejor para sus propias familias. Habrá que ver qué pasa con las mujeres. Dado que la LPGA es socia del Ladies European Tour, que ya tienen a las Aramco Series, alentaría a todas las partes a trabajar juntas. Las damas no tienen las mismas oportunidades, cuando se trata del dinero del premio. Si alguien quiere invertir cientos de millones de dólares en el juego femenino, creo que deberíamos escuchar.

– Hablé de Henrik Stenson y ambos han sido anfitriones (vos lo seguís siendo) del Scandinavian Mixed: un torneo que ha generado una manera distinta de ver las cosas. De hecho, el PGA Tour se animó a realizar el Grant Thornton Invitational, en conjunto con la LPGA. Ahora bien, ¿por qué crees que la gira estadounidense no se anima a realizar un torneo igual a este? ¿Veremos más torneos así, en los próximos años?

– Creo que la realidad es que es difícil conseguir un patrocinador que aporte suficiente dinero para que jueguen los mejores jugadores masculinos. Conseguir que las damas se comprometan no sería problema. El problema es que el dinero del premio debe ser igual o el patrocinador tendría mala prensa. Hay que pensar que los eventos del PGA TOUR se juegan por hasta 10 veces más de lo que juegan las damas. Igualmente, creo que veremos a alguien dar un paso al frente y hacerlo en el futuro. Y el Grant Thornton Invitational es un gran comienzo.

– Para finalizar, agradeciéndote tu enorme predisposición, no puedo dejar de hablar de la ganadora del Scandinavian Mixed y su gran rival del Ladies European Tour/LPGA: Linn Grant y Maja Stark. ¿Aquí tenemos a la futura Annika Sörenstam? Conociendo tu experiencia en la Solheim Cup, ¿cómo ves el futuro de ellas, en relación a esta competencia?

– Creo que Linn (Grant) y Maja (Stark) son excelentes jugadoras jóvenes. Estoy muy orgulloso de ellas y de su arduo trabajo y sus éxitos, hasta este punto. Ambas jugaron en nuestros eventos de la Fundación ANNIKA, en Suecia. Así que las conozco desde hace mucho tiempo. Y jugué con Linn, el año pasado, en los primeros dos días del Volvo Scandinavian Mixed. Me quedé muy impresionada con su juego y su comportamiento. Ella cerró el torneo, de manera impresionante.

En el listado de ganadoras de majors, es la cuarta que más ha triunfado, con 10 (y la europea que mayor cantidad de majors consiguió). Es la tercer golfista que más títulos de la LPGA obtuvo, con 72. 90 victorias, en todo el mundo. 8 veces fue la primera, en el listado de ganancias de la temporada. Si no fuera por la coreana Jin Young Ko (de quien también hemos hablado hasta el cansancio, en este medio), Annika Sörenstam era la jugadora que más cantidad de rondas consecutivas debajo de los 70 golpes ha tenido, con 14. Tiene su lugar en el Salón de la Fama. Y así podemos continuar durante todo el artículo, como dijimos anteriormente. Ahora bien, creo que no hubo necesidad de nombrar todos estos logros, al leer cada respuesta de nuestra protagonista: una protagonista que traspasó los corazones de todos los fanáticos del golf. Annika Sörenstam elevó la competencia, desde todos los puntos de vista posibles.

Todavía muchos la ven y quieren sacarse una selfie, tener un autógrafo o un video de ella. Todavía sigue atendiendo a los medios, con la misma simpatía de sus inicios. Todavía se preocupa por ver en qué puede ayudar a nuestro deporte, haciendo apariciones en el LPGA. Nunca descuida a su familia, anótandose en el PNC Championship (para poder compartir un momento de competencia con Will, uno de sus 2 hijos. La hija más grande se llama Ava) o preparándose para el U.S. Senior Women’s Open 2021 ganado, por ejemplo. Nunca deja de lado a los desafíos. Y todo esto me hace volver al tema de la «asociación libre». No sé si vio lo mismo que yo. Ahora bien, cuando me preguntan cuál es la primera palabra que se me ocurre acerca de Annika Sörenstam y su biografía golfística, se me viene el siguiente término: «reina».

Para mí, en el mundo del golf, Annika Sörenstam es UNA REINA ETERNA. Y me arriesgo a decir que mi idea no dista mucho de lo que usted piensa.

Matías Miguel Torge

Handicap 54

Créditos de foto de portada: Jan Kruger/Getty Images.

Créditos de foto final: Rich Schultz/Getty Images.

Donaciones para financiar las actividades de la página (quien esté interesado):

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s